El futuro de las energías renovables

A casi tres años del acuerdo internacional sobre el cambio climático establecido en París (COP21/CMP11), con entrada en vigor para 2020, la carrera en el desarrollo, ingeniería y comercialización de las energías renovables en el mundo ha resultado mejor de lo esperado.

Por un lado, China se manifiesta nuevamente como el gigante industrial, ahora con un enfoque ecológico, sacando provecho del recurso solar en su máxima expresión: en lo que va del año, ha instalado la potencia equivalente a 10 centrales nucleares, sólo en parques fotovoltaicos; lo que equivale a 22% más de lo que este país había invertido el año anterior.

Por otro lado, Estados Unidos, a pesar de su renuente participación desde el original protocolo de Kioto en 1997 hasta la reciente COP21, ha comenzado a acelerar su inversión y crecimiento en la aplicación de turbinas eólicas y tecnología solar, con un logro de más de un millón de hogares abastecidos a la fecha con paneles solares.

Sin dejar de mencionar a otros países líderes en energías renovables, como Alemania, que ha logrado abastecerse con ellas al 100 por ciento de su consumo total, durante unas horas del día; o Dinamarca, que ha construido la mayor planta termosolar del mundo, con un rendimiento anual de 80,000 megavatios-hora (MWh). Asimismo, México logró entrar por primera vez en el ‘Top 10’ de los países con mayores inversiones nuevas en energías renovables durante 2017, con una apuesta tecnológica enfocada en su generoso recurso solar.